lunes, 2 de diciembre de 2019

Tener un seguro médico privado en EE.UU. tampoco te salva de la ruina





"Ahora vivo en la calle"

 


The Guardian / El diario                 27-11-2019

 

Alrededor de 530.000 personas se declaran insolventes cada año en EE.UU. debido a deudas relacionadas con enfermedades. La deuda médica asciende a 81.000 millones de dólares y uno de cada seis estadounidenses tiene facturas hospitalarias sin pagar. "Tengo facturas sanitarias por valor de 52.000 dólares. He hecho de todo, desde tarjetas de crédito a créditos. Pago una tarjeta de crédito junto con otra sin intereses hasta que pueda pagar la siguiente", cuenta una paciente.

 

 

Hace ya más de 12 años que a Susanne LeClair le diagnosticaron el cáncer contra el que aún pelea. Además de enfrentarse a una enfermedad potencialmente mortal, esta mujer de West Palm Beach, Florida, está en la quiebra a pesar de tener un seguro médico. Su caso es el de muchos estadounidenses.

Antes de operarla por primera vez de un tumor, a LeClair le dijeron en el hospital que aceptaban el seguro médico de la empresa para la que trabajaba. "Cumplí con el copago de 300 dólares que me correspondía. Tras la cirugía comencé a recibir facturas y descubrí que lo único que tenía cubierto era la cama porque el hospital no estaba afiliado a mi aseguradora", explica LeClair. "Las facturas eran de cientos de miles de dólares, no me quedó más opción que declararme insolvente".

LeClair está al borde de declararse insolvente por segunda vez debido a una deuda médica que no deja de crecer y en la que ha incurrido por sucesivas cirugías relacionadas con el cáncer, las citas de seguimiento, la medicación y los costes derivados.

Todo, pese a tener seguro médico y desembolsar todo lo que puede para no quedarse sin él: paga los gastos deducibles [la cantidad a desembolsar antes de que el seguro entre en funcionamiento] los copagos [un porcentaje del coste del producto o servicio que siempre paga el usuario] y las cuotas [el fijo mensual adicional que todo asegurado paga de su salario además de lo que paga el empleador].

"Tengo facturas médicas por valor de 52.000 dólares (46.995 euros). He hecho de todo, desde tarjetas de crédito a créditos consolidados. Pago una tarjeta de crédito junto con otra que no tiene intereses hasta que pueda pagar la siguiente", añade LeClair. "Es una cara del cáncer que muchos no entienden o quizá ni conozcan. Y no termina nunca. Suma y suma y antes de que te des cuenta, tienes de nuevo una deuda que no te crees".

La quiebra es algo que puede dificultar la búsqueda de empleo. Muchas empresas descalifican a candidatos que se hayan declarado insolventes si lo detectan al hacer controles rutinarios sobre su trayectoria.

Según un estudio publicado en febrero de 2019 cada año alrededor de 530.000 personas se declaran insolventes debido a deudas relacionadas con enfermedades. El estudio muestra que incluso la Affordable Care Act (ley de asistencia sanitaria asequible) –un hito de la Administración Obama conocido como Obamacare– que tenía como objetivo conseguir precios asequibles en materia sanitaria no lo logró.

El programa no ha podido reducir el número de quiebras provocadas por deudas derivadas de gastos médicos. Tener un seguro médico de cobertura baja aparece citado como uno de los principales motivos de esas quiebras.

Republicanos y demócratas están en desacuerdo a la hora de posicionarse ante los planes de la Administración Trump para seguir debilitando el Obamacare facilitando que los estados puedan desvincularse de algunos requisitos de la ley y dejando ofrecer seguros médicos más baratos, lo que podría empeorar la situación.

La cuestión de los seguros médicos se está convirtiendo en uno de los temas más relevantes de cara a las elecciones presidenciales de 2020, al menos respecto a la competencia entre los senadores Bernie Sanders y Elizabeth Warren, que prometen una revisión total del sistema y Joe Biden que, junto a otros candidatos, defiende reformas más limitadas. Lo único en lo que todos están de acuerdo es en que el sistema no funciona.



Formulario de un seguro sanitario. FRANCHISE OPPORTUNITIES CC

El Doctor David Himmelstein, catedrático de Salud pública del Hunter College en la Universidad de Nueva York y profesor de Medicina en Harvard cree que el "sistema actual de seguros médicos es defectuoso". "Mucha gente, poco más del 60%, se declara insolvente en parte por facturas médicas y la mayor parte de esas personas tiene seguro. Está claro que pese a estar aseguradas, muchas personas incurren en costes que sus seguros no cubren", señala.

El académico, responsable del último estudio sobre el tema: Medical Bankruptcy: Still Common Despite the Affordable Care Act (Quiebra Médica: algo común pese a la Ley de Asistencia Sanitaria), agrega que "las deudas médicas son muy comunes". "Son la causa principal de llamadas por parte de las agencias de recobro y la mayor parte de quienes las reciben son personas con seguro".

Uno de cada seis estadounidenses tiene una factura médica sin pagar en su historial crediticio. Esa deuda asciende a 81.000 millones de dólares en todo el país. Uno de cada 12 estadounidenses no tenía seguro médico en 2018.

Mientras muchos pasan dificultades para pagar algún tipo de cobertura médica, quienes la tienen no están protegidos ante la posibilidad de asumir grandes deudas por gastos sanitarios.

Mary Cross vive en Detroit, Michigan, y ya ha se ha declarado insolvente en dos ocasiones desde 2013. Ingresó en un hospital con neumonía, la operaron en el pulmón y posteriormente le diagnosticaron sarcoidosis, un problema de inflamación pulmonar.