lunes, 27 de marzo de 2017

Marx y la Cuarta Revolución Industrial


 
Socialismo 21
Los cambios tecnológicos tienen un indudable impacto sobre las estructuras macroeconómicas. Durante las últimas dos décadas, el progreso tecnológico se ha acelerado de manera exponencial. Las grandes innovaciones han dado lugar a cambios en los procesos productivos que llevan, coloquialmente, el nombre de “revoluciones industriales”.
En Enero del 2016 la fundación World Economic Forum publicó un informe en el cual se afirma que se está transitando la Cuarta Revolución Industrial. Hace más de un siglo Karl Marx (1867) desarrolló su teoría precisamente a través de la observación de un proceso de transformación en las estructuras productivas de similares características. De manera semejante a la actualidad, el siglo XIX se encuadra en un contexto económico de expansión de la producción, nuevos inventos y métodos productivos.
En el prefacio del informe The Future of Jobs: Employment, Skills and Workforce Strategy for the Fourth Industrial Revolution, Schwab y Samas (2016) definen que se entiende por Cuarta Revolución Industrial:”Hoy, estamos al principio de la Cuarta Revolución Industrial. Los avances en genética, inteligencia artificial, robótica, nanotecnología, impresión de 3D y biotecnología, (solo para nombrar unos cuantos,) se completarán y se amplificarán entre ellos. Este proceso colocará en funcionamiento la revolución más penetrante y abarcadora que no hemos visto nunca”. (Schwab K., Samas M.A., 2016, p.5) (Schwab K., Samas M.A., 2016, p.5)
Por tanto, se puede afirmar que los avances tecnológicos en robótica, impresiones 3D y otras innovaciones, tendrán un impacto significativo en el futuro del empleo a nivel mundial. Según Frey y Osborne (2013) la sistematización y computarización de las tareas pone en riesgo el trabajo de millones de estadounidenses: “ De acuerdo a nuestras estimaciones alrededor del 47 por ciento de los empleos está en riesgo” (Frey C.B., Osborne M.A., 2013, p.1).
Por su parte , el informe World Economic Forum reconoce esta nueva realidad y propone: “La pregunta, entonces, es cómo los negocios, el gobierno y los individuos reaccionarán a estos desarrollos. La re-educación y el perfeccionamiento de los trabajadores será imprescindible para evitar el peor de los escenarios: un cambio tecnológico acompañado de la escasez de talentos, desempleo masivo y una creciente desigualdad, “(Schwab K. & Samas M.A., 2016)
Este proceso no es una asunto nuevo, lo describió Karl Marx en el siglo XIX . Para Schumpeter lo hacía a partir de “de frases encendidas” (J., 1942, p.29), Marx explicaba de esta manera el efecto de la introducción de nuevas maquinarias sobre los obreros: “En la manufactura y en la industria manual, el obrero se sirven de las herramientas: en la fábrica el obrero sirve a la máquina. En la artesanía los instrumentos de trabajo son parten de él; en la fábrica, es él quien tiene que seguir a las herramientas. En la manufactura, los obreros son miembros de un mecanismo vivo. En la fábrica, existe por encima de ellos un mecanismo muerto, al que los obreros se incorporan como apéndices vivos”. (Marx, K., 1863, p. 349) El obrero se vuelve esclavo de la maquinaria, queda atado a su puesto de trabajo y sus intereses se oponen a los de la comunidad. El resultado de dicho proceso: el trabajo se vuelve ajeno al individuo y se impone sobre él.
Para Marx el valor del trabajo tiene dos componentes; en primer lugar, aquel necesario para la subsistencia del obrero y, en segundo lugar, una cantidad por encima que es apropiada por el capitalista –la plusvalía -.
La sustitución de trabajo por el capital tendería a reducir el primero de sus dos componentes, que Marx denominó trabajo socialmente necesario. La teoría sugiere entonces que, en el contexto de la Cuarta Revolución Industrial, la introducción de la robótica en la producción disminuirá la proporción del trabajo que el obrero necesita para sobrevivir.
La Cuarta Revolución Industrial tendrá como efecto directo el aumento del desempleo. Este punto es reconocido a lo largo del informe del World Economic Forum, cuando se refiere al trabajo en el hogar:” El trabajo en casa podría ser automatizado, relevando la carga dual y permitiendo a las mujeres orientar sus capacidades a la economía formal ” (Leopold, T.A. y Ratcheva, V. y Zahidi, S., 2016, p.37).
En El Capital, Marx afirma que, como consecuencia de este proceso de sustitución de una fuerza productiva por otra, el obrero no será capaz de vender su fuerza de trabajo en el mercado. De esta manera, se gestará un proceso de “superpoblación de un ejército industrial de reserva” (Marx, K., 1863, p. 420).
 Según Marx, la introducción de abundante maquinaria en los procesos productivos trae consigo una reducción de la tasa media de ganancia. El capitalista intentará compensar dicha tasa decreciente a partir de métodos crueles como la contratación de mujeres y niños y la reducción salarial.
La maquinaria, al hacer inútil la fuerza del músculo, permite emplear obreros sin fuerza muscular o sin una gran fuerza física, que posean, en cambio, una gran flexibilidad en sus miembros. El trabajo de la mujer y del niño fue, por tanto, es el primera periodo de la utilización de la maquinaria en el capitalismo del siglos XIX capitalista. (Marx K., 1863, p. 323).
Solo hay un de estos fenómenos que no está certificado hoy en día. Las tasas de trabajo infantil que publica la Organización Internacional del Trabajo (2015) evidencian una tendencia descendente. El informe del 2015 muestra que 168 millones de niños son víctimas de trabajo infantil, mientras que el 2000 la cifra superaba los 246 millones: “168 millones de niños en todo el mundo siguen siendo víctimas del trabajo infantil, una cifra que ronda el 11 por ciento del total de la población infantil.” (Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil, 2015, p. 15)
Para Marx este proceso tiene desenlace, el fin del capitalismo. Ante la creciente miseria del proletariado y una nueva crisis del sistema capitalista, deberá emerger una fuerza de resistencia compuesta por la clase trabajadora que mediante una revolución alcanzaría una nueva sociedad “el comunismo”.
En síntesis , releyendo a Marx, la Cuarta Revolución Industrial tendrá un impacto inicial significativamente devastador sobre la población. En primera instancia, provocará una reducción del trabajo socialmente necesario generando mayor plusvalía. En segundo lugar, como todos los capitalistas introducirán estas nuevas maquinarias, se generará una reducción en las tasas de ganancia. En tercer lugar, habrá un crecimiento del ejército de reserva producto del desempleo tecnológico. De manera consecutiva, aumentará la miseria de la clase proletaria.
Después de varias revoluciones industriales podría afirmarse, siguiendo a Marx, que la Cuarta Revolución Industrial tendrá un fin que se puede predecir. La conjunción de todos los factores mencionados revela que la acumulación del capital es contradictoria en si misma y, que en última instancia, conduce al capitalismo a su propia destrucción.
Bibliografía:
Frey, C. B. & Osborne M. A. (2013). The future of employment: How susceptible are Jobs to computerisation?. Oxford Martin School, Working Paper N° 1314. Recuperado de: http://www.oxfordmartin.ox.ac.uk/publications/view/1314
Marx, K. (1867). El capital. Crítica de la economía política. Libro tercero vol. 7. Argentina: Siglo XXI.
Marx, K. (1867). El capital. Crítica de la economía política. Tomo I. México: FCE.
Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil. (2015). Informe mundial sobre el trabajo infantil. Allanar el camino hacia el trabajo decente para los jóvenes. En Organización Internacional del Trabajo. Recuperado de http://www.ilo.org/ipec/Informationresources/WCMS_372648/lang–es/index.htm
Schumpeter, J. A. (1942). Capitalismo, socialismo y democracia. Tomo I. México: Ediciones Orbis S.A.
Schwab K. & Samas M.A & Leopold, T.A. & Ratcheva, V. & Zahidi, S. (2016). The Future of Jobs. Employment, Skills and Workforce Strategy for the Fourth Industrial Revolution. En World Economic Forum. Recuperado de https://www.weforum.org/reports/the-future-of-Jobs