sábado, 29 de octubre de 2016

EZLN y CNI, la vía electoral como herramienta para luchar contra el sistema y unos apuntes




 

              Juan Luis de la Rosa Municio

              Diagonal

No a pocas personas nos ha sorprendido el contenido del comunicado conjunto que el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) y el Congreso Nacional Indígena (CNI) hicieron público el pasado 14 de octubre en el marco del encuentro realizado en San Cristóbal de las Casas, Chiapas, con motivo de la celebración del V Congreso Nacional Indígena.

En este comunicado, titulado “Que retiemble en sus centros la tierra”, el CNI y el EZLN acuerdan nombrar un Consejo Indígena de Gobierno, representado por una mujer indígena delegada del CNI, que, en nombre de ambas organizaciones, se presentará como candidata independiente en las elecciones a la presidencia del país en el año 2018.

Desde su aparición pública, el 1 de enero de 1994, el EZLN ha mantenido un posicionamiento abiertamente crítico y en contra del sistema capitalista. Un sistema que, según el discurso zapatista, explota, excluye y aniquila no sólo a los pueblos indígenas, sino a la sociedad en su conjunto. Es el Estado y las instituciones que lo conforman, incluidos los partidos políticos, los encargados de imponer y establecer, a través del poder oficial, el orden político y social que sirva mejor a los postulados e intereses del sistema capitalista: el neoliberalismo.

El EZLN ha reiterado una y otra vez, lo hace también en este último pronunciamiento junto al CNI, que su lucha no es por la toma del poder establecido. EZLN y CNI proponen la construcción y ejercicio de un contrapoder que, a través de la práctica diaria de nuevos modelos de organización social y de ejercicio del poder político desde abajo (el mandar obedeciendo) sirvan para que los pueblos puedan organizarse y gobernarse a sí mismos partiendo de modelos propios en los que se vean representados sus intereses, y particulares concepciones de entender la política y la sociedad. Esto puede ser entendido como un ejercicio de descolonización y desconexión de sus vidas del modelo occidental capitalista.

Las Juntas de Buen Gobierno zapatistas y otras prácticas autonomistas indígenas, llevadas a cabo por distintos pueblos representados en el CNI, representan la práctica cotidiana de este contrapoder que a corto plazo puede servir para resistir y defenderse de los embates del capitalismo, pero que, a largo plazo, edifica y consolida un nuevo orden político y social en el que el poder oficial (el mal gobierno) y las causas que generan opresión y exclusión a los pueblos son eliminadas.

Conscientes que para cambiar la particular situación de opresión y exclusión que el sistema capitalista ejerce sobre los pueblos indígenas de Chiapas hay que combatirlo a nivel global, el EZLN ha favorecido numerosos espacios de encuentro, debate y propuestas de acción (como el propio Congreso Nacional Indígena), pudiendo considerarse al EZLN como uno de los primeros movimientos precursores de conceptos como la antiglobalización y la pluriversalidad.

En estos eventos han participado numerosos movimientos sociales y otros sectores excluidos de la población, provenientes de diversos lugares del planeta, y a los que el EZLN ha apelado para conocer sus particulares luchas y reivindicaciones. Bajo un principio de respeto a la diferencia y a las prioridades que puedan tener cada colectivo (un mundo donde quepan muchos mundos), se han presentado ideas e iniciativas para que cada cual en su país o espacio se organice a su manera y vea cómo mejor hacer frente al capitalismo, siendo la meta final el lograr sustituir el sistema actual por otro(s) más justo(s) e incluyente(s) (Otro mundo es posible).

En su particular manera de organizarse y de hacer frente al capitalismo, el EZLN, y también el CNI, han optado por una estrategia amplia. Por un lado, como ya hemos visto, han construido un contrapoder que permite el desarrollo e instauración de un modelo político y social alternativo al margen de las instituciones y el poder del Estado (prácticas autonomistas). Por otro, han llevado a cabo una serie de acciones encaminadas a intervenir dentro de la política oficial en aquellos asuntos que afectan a los intereses de los pueblos indígenas y otros grupos excluidos, tratando de dotarles así de mayores derechos y garantías que sirvan para atender a sus necesidades inmediatas y poner freno a los efectos que el capitalismo está ejerciendo sobre ellos en el día a día.

Algunos de los ejemplos de esta vía de lucha más institucional pueden ser: las negociaciones realizadas con el Gobierno mexicano sobre derechos y cultura indígenas (Acuerdos de San Andrés, 1996), la intervención en el año 2001 de delegados/as del EZLN y del CNI en el Congreso de la Unión (dentro del marco de la aprobación de la nueva Ley Indígena), las propuestas de redacción de una nueva Constitución política para el país, recogidas en la II y VI Declaración de la Selva Lacandona (1994 y 2006), etc.

Aunque a primera vista resulte una estrategia nueva o sorprendente, la vía electoral tampoco ha sido nunca desechada por los zapatistas como medio para transformar en lo inmediato la realidad existente. Eso sí, siempre partiendo desde una concepción anticapitalista y sin perder el horizonte de construir desde abajo un nuevo orden social y político.

En este sentido, EZLN y CNI hablan en su último comunicado de que son muchas las agresiones que sufren los pueblos indígenas a causa del capitalismo. Una situación que les puede llevar a desaparecer en un breve espacio de tiempo. Las prácticas autonomistas, aunque han servido para avanzar en la construcción de un modelo político y social alternativo y han mejorado la situación cotidiana de los pueblos, no han sido del todo suficientes para resistir y defender a estos pueblos de las consecuencias negativas que sobre ellos tiene la imposición de un modelo de desarrollo neoliberal capitalista.

Para defenderse y poner freno a esta desesperada situación, EZLN y CNI proponen el marco de las elecciones electorales a la presidencia del país como espacio donde poder desmontar desde abajo el poder que desde arriba se les impone. No se trata de tomar el poder para perpetuar el sistema, sino de forzar y posibilitar que los pueblos indígenas y la sociedad civil en general consigan un espacio desde donde poder visibilizarse y tener la posibilidad de seguir organizándose, fortaleciendo y desarrollando sus propias alternativas antisistémicas de contrapoder.

El cómo desarrollar esta estrategia y el cómo puede servir como medio eficaz para alcanzar los resultados que de ella se esperan son aspectos que todavía no están claros y que a día de hoy se están debatiendo. EZLN y CNI declaran el Congreso en asamblea permanente y pasan a consultar a cada uno de sus pueblos y comunidades la nueva propuesta.

En el caso de que ésta sea aprobada, asistiremos a una nueva etapa de la lucha zapatista e indígena en México, en la que, sin renunciar a sus principios básicos y lucha por la autonomía, se sumará un nuevo escenario y forma de acción colectiva. El tiempo y la praxis indicarán si es una estrategia efectiva para subvertir el poder.


 

 

Apuntes sobre la nueva iniciativa del Ejercito Zapatista de Liberación Nacional y Congreso Nacional Indígena


Viento Sur

El objetivo de este trabajo es compartir una reflexión acerca de la propuesta anunciada por el Congreso Nacional Indígena (CNI) y el Ejército Zapatista de Liberación Nacional(EZLN) relacionada a la formación de un concejo indígena de gobierno y nombramiento de una mujer indígena como candidata independiente para las elecciones presidenciales de 2018; entendiendo antes que nada que esta propuesta es mucho más profunda de lo que pareciera ser y que estará sometida a consulta durante 2 meses en las bases del CNI y EZLN. Una cuidadosa lectura de las Palabras de la Comandancia General del EZLN en la apertura del Quinto Congreso Nacional Indígena y del Comunicado conjunto del CNI y EZLN titulado “Que retiemble en su centro la tierra”, da algunas muestras de lo astuto, políticamente minucioso, oportuno y revolucionario que resulta esta nueva iniciativa.

En los últimos días ha salido a relucir el racismo y machismo de parte la intelectualidad institucional que brilla por su desinformación. Este grupo de “saltimbanquis de todo tipo” no logra ver que esta propuesta encabezada por CNI-EZLN hará eco en todos los rincones de este país y llegará a los oídos y corazones de todo la rabia e indignación del pueblo mexicano. No logran percatarse que esta iniciativa puede generar un calambre social que paralice el sistema político mexicano tal y como lo conocemos ahora. Otros todavía no se sorprenden porque no parecen entender las profundas convulsiones que generará la formación de un concejo indígena de gobierno y el lanzamiento de una candidata indígena. A estas alturas puede parecer difícil afirmar y creer que esta propuesta moverá todas las placas tectónicas políticas de México, creando un terremoto social casi sin precedentes en México. Resulta difícil pensarlo así en tan temprana hora, pero todo parece indicar que así será.

II

El contexto mundial de estancamiento económico ha profundizado las tensiones en el seno de la gran burguesía dominante en México. Estas tensiones en la esfera económica se han reflejado mediante aberturas del sistema político mexicano monopolizado hasta hoy por partidos políticos oficiales (PAN, PRI, PRD, MORENA, VERDE, PT, etc.). A las fracciones y sectores de la burguesía afectadas por la reconcentración de la economía en cada vez menos manos, les deja de servir el sistema partidista existente, o por lo menos les sirve cada vez menos, ya que no encuentran ahí la posibilidad de que se diriman sus intereses. Asistimos a una crisis económico-política que si bien inició hace 30 años con la implantación del neoliberalismo, se profundiza en la actualidad por el grado de irreconciliación en el seno de la gran burguesía. Este escenario se diferencia de la gran crisis del “estado benefactor” que se llevó acabo hace poco más de 30 y que representó una primera gran ruptura económico-política entre sectores medios y altos de la burguesía. Ahora asistimos a una profunda tensión, no sólo entre sectores medios de la burguesía y la gran burguesía, sino que dentro de esta última se vuelve cada vez más difícil la conciliación de intereses. Es decir, las contradicciones ya no son fundamentalmente entre sectores medios y altos de la burguesía, sino que, provocado por una mayor apertura neoliberal y mayor maquillización de la economía mexicana, algunas fracciones de la gran burguesía encuentran crecientes limitaciones para ampliar sus ganancias, provocando así una agudización de las contrariedades en las esferas más altas de las clases dominantes.

En México, la profundización de la concentración y centralización del capital en los últimos 30 años (redoblada con la puesta en marcha del TLCAN), fue acompañada de una creciente monopolización del ejercicio de poder y un agotamiento cada vez más pronunciado de la democracia representativa. Si bien es cierto que dejó de existir el PRI como partido único, la incorporación de otros partidos al sistema político y la llamada “transición democrática” no descentralizó el ejercicio de poder político. Por el contrario, estos partidos “oficiales” se alinearon rápidamente a los intereses de la gran burguesía para formalizarse en un sistema plutocrático. El congreso compuesto por diversos partidos oficiales se convirtió en la representación política de los intereses de la gran burguesía, ya que ahí se aprobaban sus proyectos de clase dominante y ahí mismo dirimían sus tensiones. Como resultado paradójico, en vez de que las diferentes fracciones y sectores de la burguesía quedaran representadas por diferentes partidos políticos, la gran burguesía quedó representada por varios partidos, mientras que las burguesías medias, las burguesías pequeñas y por supuesto la pequeña burguesía quedaron fuera del elenco.

El congreso se convirtió en el espacio de legitimidad por excelencia de las políticas económicas neoliberales. Todas las reformas estructurales aplicadas en México en los últimos años, particularmente aquellas impulsadas durante el gobierno de Peña Nieto, han contado con la aprobación de los partidos en el congreso. La militarización extensiva del territorio nacional, la entrega de recursos naturales a empresas trasnacionales, la reforma laboral, la reforma educativa, la reforma fiscal, etc., han contado con el aval del conjunto de partidos oficiales en el parlamento. Por eso puede entenderse que México no haya pasado por la misma experiencia de golpes de estado militares que pasaron los países del cono sur durante los años 70, donde fueron disueltos los congresos nacionales. En México no ha sido necesaria la disolución del congreso e implantación de una junta militar de gobierno porque el congreso en su totalidad se encuentra completamente alineado con los intereses del gran capital. Es el aval político y legitimador del gran capital. Puede estar extendida la presencia militar en todos los rincones del país, puede estar operando el terror estatal en cada minuto y rincón del país, puede haber 150 mil muertos y 30 mil desaparecidos en 10 años, puede haber la descomposición más profunda en la historia del país, pero no importa porque “seguimos en democracia y hay congreso elegido democráticamente donde están representados todos los ciudadanos de México”. Por tanto, el congreso se convierte en el sostén del estado mexicano, a pesar de su pudrición. Ahí se legitima y sostiene el proyecto de muerte por el que atraviesa México.

Sin embargo, las cosas no están tan controladas y homogéneas en el ejercicio de la política. Pasados 8 años de la crisis del 2008 que sacudió a la economía mundial en su totalidad, las tensiones dentro de la gran burguesía se han profundizado al grado que los intereses encontrados ya no pueden ser dirimidos por la representación de los partidos “oficiales”. Estos se encuentran completamente alineados con las fracciones del gran capital que salen ganando de esta crisis, mientras que los grupos de la gran burguesía afectos buscan alternativas políticas para llevar adelante sus intereses, sin violentar el sistema político mexicano en sus bases, pero proponiendo transformaciones que reflejan cierto agrietamiento del sistema partidista mexicano. Frente a la cerrazón de los partidos oficiales que no acogen sus reclamos, la burguesía afectada por la crisis busca ampliar la participación política dentro del congreso mediante la formación de los llamados partidos independientes. El caso “Bronco” es paradigmático por representa esta creciente tensión en el seno de la gran burguesía. Con este y otros casos es posible afirmar que la oficialización de partidos independientes representa una pequeña fisura política producida por las tensiones de arriba.

III

Con una sabiduría y lectura política impecable, el CNI-EZLN, antes que nadie, se dan cuenta de esta fisura en el sistema político mexicano para lanzar una candidatura independiente y buscar convertir esa pequeña fisura en una grieta que termine por quebrar el sistema partidista tal y como lo conocemos en la actualidad. Ojo, no se busca aprovechar la fisura para integrarse a la institucionalidad subsumirse en las reglas del arriba. Esto queda rápidamente desmentido con el último comunicado del CNI-EZLN , donde se reitera que la lucha “no es por el poder”, así como con su práctica política de los últimos 20 años, donde han dejado claro que los curules no son la solución, ni parte de la misma, sino que son el problema, el problema principal. Por el contrario, la apuesta es a aprovechar la fisura que se ha generado en el seno de la clase política mexicana para ampliarla y profundizarla, entendiendo que “la putrefacción del sistema político es también su debilidad”. Así puede entenderse la pregunta el Sub Galeano cuando dice:

¿Qué tan sólido estará el sistema político mexicano, y qué tan fundamentadas y consistentes son las tácticas y estrategias de los partidos políticos, que basta que alguien diga públicamente que está pensando algo, y que le va a preguntar a sus demás iguales qué piensan de lo que está pensando, para que se pongan histéricos?

Las fisuras que se generar arriba han sido siempre zanjadas y suturadas arriba. Las tensiones empresariales y partidistas se han dirimido bajo el común interés de la burguesía y dentro de los muros parlamentarios, siempre y cuando no se involucre al común del pueblo explotado y despojado. Sin embargo, con la propuesta del CNI-EZLN, se entierra un cuchillo en la fisura que se ha generado arriba, no sólo evitando que se suture, sino promoviendo su mayor abertura con el impulso de la organización de abajo y a la izquierda y así llevando al sistema político mexicano a la crisis más grande que habrá de vivir en las últimas décadas. Se trataría de un golpe cruzado desestabilizador que deja al contrincante en un estado de fragilidad del que difícilmente pueda recuperarse. Lo que sigue es el knock out.

Esta iniciativa se parece al llamado de la Otra Campaña en 2006, ya que los objetivos de ambas son esencialmente lo mismo: “construir una nueva nacional por y para todas y todos y fortalecer el poder de abajo y a la izquierda anticapitalista”. Sin embargo, la nueva propuesta que hoy se consulta en los pueblos para formar el concejo indígena de gobierno y lanzar una candidatura independiente mujer e indígena, ocurre en un contexto de mucha mayor tensión e inestabilidad arriba. La Otra Campaña se llevó acabo en un escenario nacional de fuerte consenso y rearticulación de la clase dominante, mientras que esta nueva propuesta se lleva acabo, no sólo en un clima de mayor descontento popular provocado por el redoblado despojo, explotación, represión y desprecio a nivel nacional, sino en una situación en la que la clase dominante se encuentra imposibilitada para “mantener la inmutabilidad de su dominación”. En esta crisis que, parafraseando a Lenin, podríamos llamar “crisis de las alturas”, se “abre una grieta por la que irrumpen el descontento y la indignación de las clases oprimidas”. Esta podría ser, quizás, una de la razón más contundentes detrás del lanzamiento de la candidatura independiente

Colocarse en los poros generados por la propia inestabilidad de la clase dominante servirá, no sólo para dinamitar el sistema político mexicano, sino fundamentalmente como mecanismo para fortalecer el diálogo abajo. La incursión en el campo electoral, profundizará la crisis del arriba, ampliando la posibilidad de fortalecer el poder desde abajo y convertir la crisis política en una situación revolucionaria.

De esta forma el CNI-EZLN se diferencia diametralmente de los partidos políticos (oficiales e independientes) que participen en las elecciones y subsuman su dinámica interna al objetivo del triunfo electoral. Por el contrario, el CNI-EZLN podrían aprovechar los tiempos y geografía electoral para romper el cerco mediático que esconde el despojo, explotación, represión y despreció por el que está atravesando el pueblo mexicano, así como visibilizar las luchas de los pueblos indígenas y la sociedad civil a nivel nacional. En este contexto podrán promover lo que la comandancia en voz del subcomandante insurgente Moisés, notó como necesidad urgente: unir el campo y la ciudad (“hoy más que nunca nos necesitamos de estar unidos, campo y la ciudad”).

“organizarnos para detener esta destrucción, fortalecernos en nuestras resistencias y rebeldías, es decir en la defensa de la vida de cada persona, cada familia, colectivo, comunidad o barrio. De construir la paz y la justicia rehilándonos desde abajo, desde donde somos lo que somos (…) Es el tiempo de la dignidad rebelde, de construir una nueva nación por y para todas y todos, de fortalecer el poder de abajo y a la izquierda anticapitalista, de que paguen los culpables por el dolor de los pueblos de este México multicolor”.

Pase lo que pase, la estrategia es de ganar-ganar porque los pueblos indígenas son los más claros en saber que la resistencia, la lucha y la organización no son coyunturales y van mucho más lejos de lo que ofrece el calendario electoral. Pero es ganar-ganar porque hay una posibilidad y buena oportunidad de que esta gran “moral de lucha” sea transmitida de los pueblos originarios hacia el conjunto de la sociedad civil que dignamente lucha en todas las geografías de México. Familiares de desaparecidos y familiares de mujeres asesinadas que luchan incansablemente por la justicia, trabajadores y desempleados que luchan por un trabajo digno, maestros que luchan contra la reforma educativa, por una educación para y desde el pueblo, estudiantes que luchan por la universidad pública gratuita y laica, campesinos que luchan contra el despojo y la privatización de las tierras, ambientalistas que luchan contra la depredación, migrantes que luchan por una vida digna, contra la represión policial . Todas estas dignas rabias tendrán un lugar certero en este nuevo llamado del CNI-EZLN, y mientras el sistema político mexicano se vaya derrumbando en pedazos, habremos de ver el mundo de abajo resurgiendo.

Fuente: http://www.vientosur.info/spip.php?article11848

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.