jueves, 4 de agosto de 2016

Reconocimiento tardío de Slobodan Milosevic



Los camaradas del PTD me han hecho llegar esta información de Canarias Semanal, darles las gracias y recordarles a todas las personas que les llegue esta información, que los responsables de la destrucción y del genocidio provocado en la antigua Yugoslavia, tienen nombre e ideología y se les llama neoliberales. Los hay en dos versiones principales conservadoras y socialdemócratas. El genocidio en el planeta,  que está provocando el sistema capitalista en su crisis global por superproducción, desde que en 1984 inició el neoliberalismo su hegemonía con Margaret Thatcher, tras la invasión de las Malvinas, emulando la destrucción que en 1999, la OTAN por orden de EE.UU y la Europa euroalemana, bombardearon Belgrado, provocando el primer genocidio en Europa desde la II Guerra Mundial. Desde ese momento, fomentando el capitalismo del desastre, para introducir las políticas neoliberales que Milton Friedman había conocido en el contragolpe de Chile, aplicadas a partir de los ochenta por Reagan, los Bush o Obama en la actualidad, así como sus homólogos europeos desde la Thatcher, con la Merkel actual apoyadas por las dos versiones del neoliberalismo: conservadores y socialdemócratas.

Con este artículo, una recuperación de la memoria de un líder que murió asesinado en la defensa de su pueblo, a manos del imperialismo neoliberal que tanto representa la Merkel de Rajoy como el Obama de Hollande.

Alonso Gallardo militante de los círculos comunistas por la confluencia en Unidos Podemos.


Miércoles, 27 de julio de 2016

Un hecho que la prensa occidental oculta y reabre las sospechas que rodearon su misteriosa muerte

EL TRIBUNAL INTERNACIONAL DE LA HAYA RECONOCE TARDÍAMENTE LA INOCENCIA DE SLOBODAN MILOSEVIC

REDACCIÓN CS

Diez años después de que Slobodan Milosevic, ex presidente de la desaparecida Yugoslavia,  muriera en extrañas circunstancias,  el Tribunal Penal Internacional ha exonerado al  político servio de la responsabilidad en supuestos crímenes de guerra cometidos en Bosnia entre los años 1992-1995 .

En un fallo extraordinariamente revelador, pero que los medios de comunicación occidentales han procurado mantener discretamente silenciado, la Sala de Primera Instancia del Tribunal de La Haya que condenó a Radovan Karadzic llegó en su sentencia a la conclusión, unánime, de que Slobodan Milosevic no había formado parte  en una "empresa criminal conjunta" para "limpiar étnicamente" a Bosnia  de musulmanes y croatas.

La sentencia establece que las comunicaciones interceptadas entre Milosevic y Radovan Karadzic ponen en evidencia  que el primero había calificado  como 'un acto ilegítimo en respuesta a otro acto ilegítimo" el intento de la asamblea serbobosnia de expulsar a los musulmanes y croatas del territorio bosnio.

Asimismo, los jueces del Tribunal Internacional también encontraron pruebas irrefutables de que "Slobodan Milosevic había expresado sus reservas acerca de que una Asamblea serbobosnia pudiera excluir a los musulmanes  de Yugoslavia."

La sentencia dice, igualmente, que en  el curso de  reuniones celebradas con  serbios y  funcionarios serbios-bosnios, "Slobodan Milosevic había afirmado que  los miembros de otras naciones y grupos étnicos debían de ser protegidos,  y que en el interés nacional de los serbios no debe figurar la discriminación en contra de otras etnias" En aquella ocasión "Milosevic declaró, además, que el crimen de los grupos étnicos debía ser combatido con energía."

UN VILIPENDIO GENERALIZADO

Slobodan Milosevic fue vilipendiado de manera sistemática  por toda la prensa occidental y por los políticos  de los países de la OTAN. Los medios de comunicación de la época lo calificaron como el "carnicero de los Balcanes ", y lo compararon con Hitler. Fue acusado igualmente de   "genocida" y de ser  "un monstruo sediento de sangre", según rezaban los titulares de los grandes rotativos europeos y estadounidenses  de entonces. Con la utilización de ese cliché falsificado se trató de justificar no sólo las sanciones económicas contra Serbia, sino también los bombardeos de la OTAN en 1999 sobre Serbia , así como la encarnizada guerra de Kosovo.

El político serbio pasó los últimos cinco años de su vida en prisión, defendiendo  tanto a su país como a sí mismo de los horrendos cargos de los crímenes cometidos durante una guerra  que ahora el Tribunal Internacional  ha reconocido que Slobodan Milosevic trató siempre de  detener.

No obstante, en su última sentencia el Tribunal Internacional de La Haya no hizo nada para que  fuera pública explícitamente conocido que en ella quedaba limpio el nombre de Milosevic de los crímenes de los que se le acusaba. Sigilosamente, los jueces enterraron entre más de 2.590 páginas  su inocencia, a sabiendas de que la mayoría de la gente nunca se iba a molestar en leer entero  tan profuso veredicto. Pero afortunadamente no ha sucedido asi.

¿UN CRIMEN  ENCUBIERTO?

En estas circunstancias, vale la pena recordar que Slobodan Milosevic murió en todavía  inaclaradas circunstancias. Formalmente, su muerte  se debió a un  ataque al corazón. Este se  produjo apenas dos semanas después de que el Tribunal Interlacional rechazara su solicitud para someterse a una cirugía de corazón en Rusia. Fue encontrado muerto en su celda,  72 horas después de que su abogado enviara una carta al Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, en la que denunciaba que  Milosevic estaba siendo deliberadamente envenenado.

En un informe oficial del Tribunal de La Haya acerca de la investigación realizada sobre su muerte, se confirmó que se había encontrado rifampicina  en   un análisis de sangre realizado postmorten.   

La presencia de rifamicina - un medicamento que nunca le había sido prescrito por sus médicos - en la sangre de Milosevic, había estado contrarrestando los efectos del  fármaco que estaba tomando contra la presión alta, hecho que  multiplicó las posibilidades de que sufriera un infarto, que finalmente terminaría siendo la causa de su muerte .

Todas estas circunstancias dieron lugar a la fundada sospecha  de que  poderosos intereses geopolíticos preferían un Milosevic muerto, antes de que finalizara el juicio, a ver cómo el Tribunal Internacional terminaba absolviéndolo por falta de pruebas. Un gran número de cables  del Departamento de Estado de Estados Unidos, filtrados por Wikileaks, confirmaron que el Tribunal estuvo discutiendo sobre la condición médica de Milosevic, así como sobre los registros médicos realizados por personal de la Embajada de Estados Unidos en La Haya, sin que para ello contaran con el consentimiento de los jueces. Todos  hechos ponen en tela de juicio que la muerte de Milosevic se debiera simplemente a "causas naturales", tal y como pretendieron presentarla los medios occidentales.