jueves, 11 de agosto de 2016

Fuerte debate entre la izquierda Argentina





Reproducimos este artículo dentro del combate contra el infantilismo sectario radical de izquierdas. Como sabéis, con la derrota del Kirchnerismo, salta una tremenda confrontación entre la izquierda Argentina e interesante para todas las fuerzas revolucionarias internacionales, ya que se trata de situar el populismo como fuerza política nacional progresista en el proceso revolucionario en la época de la crisis global del capitalismo, en la etapa del neoliberalismo fase final imperialismo o como simple instrumento del imperialismo. Las negritas son mías, haciendo identificación con párrafos que creo que se sitúan como fundamentales en el debate de la izquierda en Europa, bajo la influencia político y económica euroalemana y eurocentrica. También, bajo las salvedades necesarias por las distancias, con las que más me identifico, dentro de un prolífero número de artículos en la prensa alternativa latinoamericana para el debate.

 

Alonso Gallardo militante comunista por la confluencia en Unidos Podemos     

 

Gustavo Robles y la pauperización de la “izquierda” sectaria antipopular

08-08-2016

 



 

Una izquierda en base a prejuicios 

Muy recientemente el 19 de julio ha aparecido en Rebelión un artículo de Gustavo Robles, titulado “Contradicciones”. Empezamos a criticar el texto de Robles, cosa muy sencilla gracias a su estilo, con características muy llamativas que lo dejan pegado con los prejuicios de la oligarquía como en el caso de grandes porciones de la autotitulada izquierda argentina, y es el presupuesto de que hubo 12 años de pauperización de la conciencia.

La oligarquía argentina, mediante prejuicios clasistas y hasta raciales, acusó a las masas de haber votado al kirchnerismo por ignorancia, por prebendas sociales, y que iban a sus manifestaciones multitudinarias por dinero y comida.

Y aquí se desprende una teoría prejuiciosa elaborada desde la oligarquía y el capital financiero traficada por izquierda y que la mayoría de la izquierda cipaya compró alegremente por su puja y libre competencia liberal electoralista; es la teoría del “relato”, es decir que los Kirchner son tan sólo unos aventureros capitalistas que dan prebendas a las masas para distraerlas mientras ellos roban.

Robles, sin el refinamiento de la oligarquía, copia y pega todo lo que esta dice para convencer a las masas que el gobierno pasado era un mero relato y una estafa. Se la pasa anunciando que los Kirchner no son la liberación nacional y el socialismo, pero lamentablemente para Robles los marxistas y las masas ya saben que los Kirchner no son socialistas y que el nacionalismo popular democrático, teniendo grados de dependencia a la propiedad privada y por temor de no llegar a la guerra civil entre las clases, claudican o le conceden al Imperialismo; pese a esto el nacionalismo burgués en una semicolonia como la nuestra no deja de ser progresivo y abrir una etapa histórica nacional y excepcional en la lucha de clases, tanto por las pasiones que despierta y por las conquistas que hay que defender y profundizar.

De ahí se desprende las matemáticas electorales, que Robles no solo oculta ciertas partes, para de ahí no profundizarlas y así seguir diciendo, en el marco de la teoría oligárquica del Relato, que fue sólo una mentira. En el año 2011 Cristina Kirchner ganó cómodamente por un 54%, sin necesidad de segunda vueltas. Las masas engañadas por la Asignación Universal por hijos, la nacionalización de los fondos de jubilación, la vuelta a los convenios colectivos de trabajo para los trabajadores sindicalizados y otras conquistas menores que son gigantes en comparación a los 90, otorgaron ese triunfo. Pero Robles considera que 13 millones de votos de Macri, prestados por otros dos partidos importantes (la UCR y el Massismo), para sacar un lastimoso 51%, encima en balotage, es mucho más que 11 millones de votos que resultaron de ese cómodo 54%. Pero si oculta los porcentajes y las prestaciones de votos, se olvida de algo, se debió a una falta de iniciativas por parte del kirchnerismo y un acoso constante por parte del capital financiero, la embajada de EEUU (Caso Nisman)y los medios concentrados de Prensa, también a un núcleo duro y bien alimentado de un conjunto de clases acomodadas. Ahora el actual gobierno, junto a las clases acomodadas, quiere borrar toda conquista y todo derecho bajo la excusa de la lucha contra la corrupción.

Aun con corruptos, con claudicaciones y propiedad, Robles no mide eso y se queda en la comodidad de los argumentos de la oligarquía. Pero si en caso se midiera solo la dirección de los movimientos en pugna, hubiera Robles pensado para que votan las masas a uno u otro Capitalista: es simple y sencillo, los que votaron al Frente Para La Victoria fue para conservar cierto bienestar alcanzado por el pueblo, mientras la mayoría de los que votaron al macrismo lo hicieron por cuestiones inconfesables, pero que a cada rato lo decían: llevar a las población a condiciones prehistóricas…con la bandera yanqui clavada en las espaldas de cada ciudadano.

El relato del “ni con uno y ni con otro” 

Al considerar mero aventurerismo corrupto a la gestión de los Kirchner, esta izquierda estuvo constantemente esperando su desgaste para ganar votos. Ya el ministro de energía Aranguren lo dijo: en este país, los hogares gastaron mucho en energía y por ende aumentaron los servicios un 400%. Para la oligarquía, toda conquista, todo bienestar de la población, todo aporte a modernizar el Estado y sus fuerzas productivas y otorgar aún las mínimas conquistas es una corrupción al orden social existente, considerado intolerable, de ahí la lucha de clases adquiere un nuevo envión.

En vez de ir a la par de las masas, que se recompusieron con la mejora de la economía y de las relaciones sociales, durante el período de los Kirchner, la “izquierda”, debido al llamado “relato” formuló la consigna: ni con uno y ni con el otro. Buscó un relato en “la lucha de clases” en abstracto y no en los campos en pugna adquiridos en una situación y condición dadas, entre sueños progresivos y los deseos prejuiciosos inconfesables como explicamos, que adquiere una lucha callejera velada electoralmente, la izquierda a lo Robles tomó distancia, giró muy a la izquierda con esa consigna, pero al no poder violar la ley de la gravedad yendo por el oeste como Magallanes, volvieron por el este como una sombra izquierdista y magullada de la oligarquía.

El viaje aventurero “ni con un burgués y ni con otro burgués”, al decir de los Robles, surgió a raíz de la pelea del Gobierno de Cristina Kirchner con la oligarquía, esto obligó a Cristina a otorgar concesiones a las masas potenciándolas. El relato para las masas, supongamos engañoso, fue para ellas un ajuste de cuentas contra la oligarquía y el imperialismo. Sin contar que un sector de la izquierda marchaba junto a la derecha, esa izquierda perdida nunca falta, pero la izquierda de no tomar posiciones en la puja esperaba desmovilizar, demostrar el engaño kirchnerista para ser votados en la próxima elección, si ya desde el vamos desmovilizaba a las masas impidiendo cierta potenciación de las luchas, viendo que las masas apoyaban aun mas a los Kirchner, y se radicalizaban, giraron y se radicalizaron más, …a la derecha, para demostrar incansablemente ante las masas, que la postura de no estar ni con uno u otro campo capitalista era un engaño lamentable.

Ejemplos no faltan, tanto para el lector, pero peor aún para Robles, tampoco faltan para las masas:

Las cosas empezaron en castaño:

-Se empezaron a apoyar las cacerolazos de los ricachones, pero aquí fueron hechos aislados y mínimos.

-Se cometió el error de considerar a las movilizaciones de la oligarquía como “puebladas” (PO) y al Gobierno de dictador y genocida de Videla como mejor en salarios que los K en cuanto a los obreros (PTS) pero fueron errores editoriales en el caso del PO y de sintaxis en el caso del PTS.

Y se volvieron oscuras y claras:

-Se pasó a acusar a Cristina de tener acuerdos con el Sionismo, y por ello despreciar la causa palestina que tanto la izquierda a lo Robles dice defender. Pero cuando Cristina quiso llegar a un acuerdo con Irán, es decir entre dos países soberanos sin orden del imperialismo, el PO, IS y el MST entre otros, marcharon junto al sionismo contra dicho acuerdo.

-En la medida de lo anterior, marcharon con la derecha liberal, cuando fue el caso Nisman.

Mientras mas se desenmascaraba la izquierda a lo Robles, como proporción geométrica se hacía necesario usar los argumentos de la oligarquía para autojustificarse.

-Las cosas pasaron a las provincias. En Tucumán se aunaron a la derecha para acusar al peronismo de fraudulento, siendo el “fraude” que los pobres no votaran al candidato de Cambiemos. Cuando los ricachones de la Provincia de Tucumán vieron que la acusación de fraude caía de maduro en su falsedad, esbozaron el reaccionario "Voto Calificado". La izquierda a lo Robles calló ante esta infamia, para concederles a sus aliados ocasionales. La idea de la pauperización ideológica de las masas, para que por ignorancia voten al kirchnerismo, acompaña cómodamente a la idea de otorgarle el voto a las "clases cultas", así no votan por prebendas a unos “capitalistas aventureros”. Su izquierda eran mínimas con las marchas plebeyas del FpV en dichas provincias.

-Si de marchas y darle la espaldas al movimiento obrero tampoco faltan ejemplos. Cuando la CGT movilizaba medio millón de obreros a favor de Cristina, la pseudo-izquierda faltó cuando movilizó una décima parte de eso contra Cristina estuvo presente.

-Como broche de oro, los sindicalistas del Frente para la Victoria se unieron a la movilización, junto a sus antiguos rivales dentro de la CGT, para luchar contra el ajuste Macrista, llamando a la unidad de los trabajadores; nosotros agregamos, si no se detiene e tiempo el ajuste macrista, el Shock económico y la desocupación que puede traer éstas medidas, puede provocar una pelea, a la larga entre trabajadores y entre pobres. Si se abre una etapa así, un llamado a la unidad entre los trabajadores, a destiempo, de parte de la supuesta “izquierda” que considera que en este presente que no hay ninguna conquista por defender sino que todo es un verso o un relato, terminará siendo un utopía y una hipocresía a la vista de los trabajadores.

Robles y las matemáticas

Supuestamente, las matemáticas son Ciencias Exactas, pero en la manipulación oligárquica-reaccionaria se vuelven oscurantistas. Este es el punto más débil de Robles y esperemos que no se dedique a ser el tesorero de la futura revolución, ya que la hundiría económicamente.

El error sale de que la izquierda a lo Robles no mide las filas de la lucha de clases, no le interesa y como pensando en que no puede volver atrás, necesita demostrar a toda costa que los Kirchner son ladrones, aun con barbaridades matemáticas.

Primero Robles dice que a Florencia Kirchner le encontraron u$s 4.500.000 en una cuenta, es decir con un dólar a $14.5, serían $65.250.000, pero heredó una Fortuna, 16.000.000 cuando murió su padre Néstor Kirchner. Como somos ignorantes, Robles nos dice que hay una diferencia entre 16 millones y 70 millones. Esto ya lo dice Eduardo Feimann el periodista ultra reaccionario.

Ni lerdos ni zonzos, sabemos que Néstor murió en el 2010, cuando el dólar cotizaba en diciembre de ese año a $4.01 y lo que hereda, declarado realmente en efectivo y sin propiedades, el 25% de 70 millones, o sea, 17 millones y medio: u$4.375.000 es decir, no falta casi nada.

Robles en vez de escuchar los cantos de sirenas de la oligarquía, y usar los argumentos de la Santa Inquisición Macrista, debería averiguar a cuanto cotizaba el dólar en el 2010, para ver que la calumnia puede parecer verdadera, no en el terreno de las matemáticas, sino cuando los medios de prensa mienten y la justicia es felonía.

Pero si bien no se le pueden pedir peras a Robles de que analice los movimientos nacionales democráticos, los objetivos de la dirección, las aspiraciones de sus masas y las filas que cuentan, se le podría pedir que sea un buen roble, es decir un buen matemático, pero acá tampoco es la ciencia que maneja.

¿Qué error cometió la izquierda a lo Robles? 

Lo que mide al movimiento progresivo de las masas no es la cuenta personal de cada dirigente, o la dirección nacional burguesa, también hay otras cosas para ver, que la izquierda a los Robles no ve. Obvio que es más fácil esperar que algún periodista de medios concentrados del capital financiero desenmascare a algún político, que ser marxista, matemático u otra profesión que no sea charlatán.

La historia volvió a llamar a la izquierda, y en vez de ver al movimiento nacional democrático como una fase del proceso de la lucha de clases, o al decir de Marx y Engels como preludio de futura revolución; y por lo tanto, acompañar a esas masas, organizarlas para defender lo logrado y luego luchar para mas conquistas; y ante las claudicaciones objetivas que tiene dicho movimiento, empezar a tomar la posta de esa fase en la lucha, decidieron a la vista de esas mismas masas primero darles la espalda y luego pasarse en destellos al bando oligárquico-imperialista; y por más que se cuenten historias verdadera o fábulas (al fin y al cabo chismes) sobre los Kirchner y su gobierno la izquierda revolucionaria tiene la posibilidad de volver a empezar y replantearse todos los errores que ha cometido la “izquierda a lo Robles”; ésta tendría que escuchar mas a los" pauperizados ideológicamente", y defender las conquistas kirchneristas (inexistentes, según él) como así lo hacen los trabajadores y a clase media plebeya no colonizada.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso de los autores mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.