sábado, 28 de noviembre de 2015

El Partido Comunista Sirio Unificado hace un llamamiento a la solidaridad con la lucha heroica de su Pueblo contra el imperialismo








De: Amistad Hispano-Soviética <amistadhispanosovietica@gmail.com>



Por Boltxe Kolektiboa

Una evidente muestra de la debilidad del Movimiento Comunista Internacional es la falta de una solidaridad permanente y enérgica con la difícil y heroica lucha de Siria contra el poderoso frente imperialista que ataca sin piedad a este país desde hace ya casi 2 años. No nos cansaremos de denunciar a quienes motejan de “burgués” al gobierno sirio para eludir su responsabilidad comunista de internacionalismo proletario. A quien hay que denunciar es a la burguesía compradora criminal siria encarnada en un grupo de empresarios, líderes de los Hermanos Musulmanes y otros renegados de la mal llamada “oposición” al servicio integral del imperialismo.

Uno de los tres valientes destacamentos comunistas sirios, el Partido Comunista Sirio Unificado, ha emitido una amplia declaración reclamando solidaridad a los revolucionarios del Mundo. Los comunistas sirios en el gobierno, Asamblea Nacional, fábricas, campos y ciudades están dando un ejemplo que nos enorgullece. La declaración afirma cuestiones evidentes: el objetivo del ataque es destruir el Estado sirio que es un obstáculo en el camino imperialista para crear un “Gran Oriente Medio” tras haber destruido los Estados de la región y convertirlos en pequeñas entidades enfrentadas las unas a las otras para que los imperialistas impongan su dominio total sobre el petróleo y el gas y eliminar la cuestión palestina sacrificando los intereses de ese pueblo.

Los imperialistas han aprovechado los errores y defectos del régimen, por un lado, y los movimientos opositores, por el otro. Aunque al comienzo los movimientos opositores eran pacíficos algunos se han convertido en armados con el apoyo de EEUU, Turquía, Qatar y Arabia Saudita. Turquía ha ocupado la frontera siria para ayudar al contrabando de armas y la entrada de miles de mercenarios llamados “jihadistas”. Las sanciones, embargo económico y ataques terroristas buscan destruir la economía siria. Han sido dinamitadas plantas eléctricas, destruidas redes eléctricas, incendiados pozos petroleros, quemadas cisternas de transporte de petróleo. Miles de toneladas de acero han sido robadas y enviadas a Turquia. Mil fábricas y talleres de Alepo saqueados. Sus máquinas desarmadas y vendidas como en piezas a bajo precio en Turquía. Ataques contra sistemas de riego y centros de cría de ganado. Carreteras cerradas. Centros de salud destruidos. Científicos y doctores secuestrados y algunos asesinados. Miles de soldados y civiles secuestrados. Cometidas masacres y los cadáveres arrojados a los ríos. Algunas víctimas han sido decapitadas y otras mutiladas en episodios propios de la Edad Media.

En la Universidad de Alepo 85 estudiantes asesinados.

Turquía está en guerra directa entrenando y armando a asesinos provenientes de 20 países. Este país no podría hacer lo que hace sin el apoyo de EEUU, países de la Unión Europea y del Golfo.

Siria resiste e inflinge duras pérdidas a estas bandas que no pueden conseguir todos sus objetivos. Pero los sirios están pagando un alto precio por su resistencia. Siria no cree que la solucion es militar. Se pronuncia por soluciones pacíficas y políticas mediante un diálogo nacional.

El gobierno sirio ha hecho una declaración importante lanzando una nueva iniciativa de paz de conformidad con el derecho internacional. Subraya nuevamente la necesidad de reformas democráticas, una nueva Constitución junto a un nuevo acuerdo general y nacional preparado por todas las fuerzas incluida la oposición. Desgraciadamente la iniciativa ha sido rechazada por los terroristas y quienes les apoyan e incitan a la violencia.

La agresión repentina de Israel puede cambiar la dirección de los acontecimientos en Siria. Israel desvela su naturaleza agresiva tratando de abrir otro frente.

El pueblo sirio debe pagar un muy alto precio. Han muerto decenas de miles de civiles. El país está expuesto a una catástrofe humanitaria. Tres millones de ciudadanos sirios han huido de sus hogares y viven en condiciones de inimaginable dificultad.

“Vuestra solidaridad y apoyo a nuestro pueblo serán altamente apreciados por nuestro pueblo. Representan una prueba de la unidad y solidaridad de las fuerzas revolucionarias en el mundo entero”.

--
Publicado por Amistad Hispano-Soviética para Amistad Hispano-Soviética el 11/26/2015 11:32:00 p. m.